CARTAS ”MOTU PROPRIO DATE” DEL PAPA FRANCISCO ”MITIS IUDEX IESUS” E ”MITIS ET MISERICORS IESUS”

El pasado día 8 de septiembre, en la Oficina de Prensa de la Santa Sede tuvo lugar la presentación de las dos Cartas ”motu proprio date” del Papa Francisco ”Mitis Iudex Dominus Iesus” e ”Mitis et misericors Iesus” sobre la reforma del proceso canónico para las causas de declaración de nulidad de matrimonio, respectivamente, en el Código de Derecho Canónico y en el Código de los Cánones de las Iglesias Orientales.

Los puntos claves de la reforma los explicó el Prelado auditor de la Rota Romana, monseñor Bunge:

1) El papel central del obispo diocesano (ni avanzadilla, ni marcha atrás: aplicación en el signo de la colegialidad)

Además de los tribunales regionales, interdiocesanos y sinodales, según las diversas modalidades de la Iglesia, teniendo en cuenta el bien de los fieles, y la conveniencia de la cercanía de los remedios pastorales a los fieles heridos, se habilita a los obispos diocesanos a que tengan sus propios tribunales diocesanos y, si fuera el caso, también a decidir que en ese tribunal, ante la imposibilidad de contar con un tribunal colegial presidido siempre por un clérigo, haya un único juez, siempre un clérigo.

2) Proceso corto (evitar los términos “sumario” y “administrativo”) para la nulidad evidente de matrimonio. Se trata de abrir a las “masas”. Aquí el juez es el obispo, que se sirve para el conocimiento de los hechos, de dos consultores, con los cuales discute previamente de la certeza moral de los hechos aducidos para la nulidad del matrimonio. Si el obispo llega a la certeza moral, pronuncia la decisión; de lo contrario, envía el caso al proceso ordinario.

Ante ello podría darse un doble razonamiento: en una región no habría solamente tribunales regionales o interdiocesanos, sino el obispo de cada diócesis en casos obviamente simples; segundo, el obispo será ayudado por el personal de su tribunal. La formación permanente contribuirá a que cada obispo, al contar con su propio Tribunal para estas causas de nulidad matrimonial redescubra el ministerio propio, que le fue confiado en la sagrada ordenación, de juez de sus fieles.

3) La apelación sería un hecho más excepcional ya existe el acuerdo de las partes y hay hechos evidentes sobre la nulidad; en presencia de elementos que sugieran la apelación meramente dilatoria e instrumental, el recurso podrá rechazarse a limine.

4) Proceso ordinario:

– Rápido (un año como máximo).

– Desaparece la sentencia de doble conformidad (exigencia del derecho canónico, en el proceso declarativo de nulidad del matrimonio, de que haya dos sentencias conformes: dos tribunales de distinto grado declaran la nulidad de un matrimonio por el mismo capítulo de nulidad y por las mismas razones de hecho y de derecho)

– La sentencia afirmativa no recurrida ipso facto es ejecutiva

– Si se propone el recurso después de una sentencia afirmativa este puede ser rechazado in limine, por la evidente falta de argumentos.

Esto puede suceder en caso de apelación instrumental, para perjudicar a la otra parte; a menudo la parte recurrente no católica ya ha vuelto a casarse civilmente.

– De la reforma emerge la realidad, el principal motivo ahora de la masa de los católicos: consulere conscientiae; es decir, excluidos los aspectos de derecho civil, la nulidad se solicita por razones de conciencia (por ejemplo: vivir los sacramentos de la Iglesia, perfeccionar un nuevo vínculo, a diferencia del primero).

5) La rapidez del proceso va en la dirección de una limitación mayor de los recursos ante la Santa Sede, es decir a la Rota Romana, o del recurso a la Signatura Apostólica para la nueva presentación del caso, negado por la Rota.

Fuente: News.va

En breve, actualizaremos y publicaremos información detallada al respecto, dada la premura de los acontecimientos.

Publicado en Noticias