¿Cuáles pueden ser los motivos de nulidad matrimonial?

Los motivos son las causas de nulidad, están enumeradas en el Código de Derecho Canónico, aquí exponemos un resumen:

  • Cuando uno o ambos esposos son incapaces por una causa de naturaleza psíquica (c. 1095).
    • Por carecer de suficiente uso de razón, es decir que no puede saber y conocer qué es el matrimonio.
    • Por padecer un grave defecto de discreción de juicio acerca de los derechos y deberes esenciales del matrimonio. No fue capaz de ponderar y valorar “su matrimonio”. Es la famosa “inmadurez canónica”.
    • Por no poder asumir las obligaciones esenciales del matrimonio por causas de naturaleza psíquica. Si el que se compromete a algo no es capaz de cumplirlo el compromiso no es válido.
  • Otro bloque de nulidades tienen su origen en la simulación (c. 1001).
    • El matrimonio canónico tiene una serie de propiedades y cualidades esenciales y la persona que lo celebra no puede quitarlas a su antojo. El contrayente expresa que acepta el matrimonio con todas sus cualidades y propiedades pero internamente excluye alguna o algunas: La fidelidad, la indisolubilidad o la descendencia y su educación. En estos casos se da una simulación parcial. Pero si lo que excluye es el matrimonio mismo, quiere no casarse, lo hace para conseguir algo o evitar algo, entonces estamos ante una simulación total. Las simulaciones son difíciles de probar porque nos movemos en lo interno de la persona, en un acto de la voluntad que no siempre se expresa exteriormente.
  • También el consentimiento puede estar viciado por el error, por el dolo y la ignorancia (c.c. 1097 y 1098)
  • Error en la persona, cuando me caso con la persona equivocada (caso de gemelos).
  • Cuando esta persona no posee la o las cualidades por las que he decidido casarme con ella puesto que quiero un marido o una esposa con esas cualidades. Han de ser cualidades relevantes. La inexistencia de las mismas puede ignorarse por desconocimiento o por haber sido inducido mediante engaño por la otra parte. En ese caso el error se llama doloso.
  • En algunos casos una parte oculta a la otra alguna circunstancia importante: una enfermedad, suceso del pasado, etc. para así conseguir su consentimiento. Se trata del dolo que también hace nulo el matrimonio.
  • También puede ser nulo un matrimonio si uno de los esposos contrae ignorando qué es el matrimonio canónico o con una mentalidad errónea sobre alguna de sus propiedades esenciales, es decir, sin saber a lo que se compromete. Es muy raro que esto se dé pues a todos los contrayentes al realizar el expediente y en los cursos preparatorios se le explica las cualidades y propiedades del matrimonio canónico.
  • También es nulo el matrimonio contraído por violencia o por miedo grave, para librarse del cual alguien se vea obligado a casarse (c. 1.103)
  • Es nulo el matrimonio celebrado bajo condición (c. 1.102) de que algo se realice en el futuro, que es aquel en el que la voluntad de uno o de ambos subordina el nacimiento del vínculo al cumplimiento de una circunstancia o acontecimiento.
  • Y por último es nulo el matrimonio celebrado con defecto de forma o con un impedimento que no se puede dispensar (por ejemplo impotencia sexual) o que siendo dispensable no se obtuvo la dispensa (por ejemplo el matrimonio entre un bautizado y un no bautizado). Omitimos la lista de impedimentos, ver Matrimonios en Dificultad.
Publicado en Preguntas frecuentes